El proyecto surgió tras el terremoto de 2010

Haití desbarata el estigma del subdesarrollo con su propia tableta (Galería)

El proyecto surgió tras el terremoto de 2010
21 de junio de 2014 00:00

Haití.-

Todo comenzó con el devastador terremoto en Haití en 2010, como la mayoría de proyectos que ahora se desarrollan en una de las naciones más empobrecidas de la región. Luego de la catástrofe, una pareja danesa -JP Folsgaard Bak y Ulla Bak- arribó a la isla caribeña para implementar un programa humanitario en la golpeada nación. Pero su hoja de ruta era distinta a la de dar provisiones de comida o asistir a los planes habitacionales. Su meta era descubrir el potencial tecnológico.

Fue así que surgió Surtab, una empresa que tuvo en sus inicios la aportación económica del empresario local Richard Coles y del belga Maarten Boute. A esto se sumó un crédito -de $ 200.000- de la Agencia para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos. Con estos precedentes, en febrero de 2013 se constituyó la compañía dedicada a la producción en masa de tabletas.

A partir de componentes asiáticos importados, Surtab ha emprendido una aventura comercial que, más allá de las ventas, quiere demostrar que en Haití hay mano de obra calificada y potencial en el ámbito tecnológico.

El actor Seann Penn (i), el primer ministro haitiano, Laurent Lamothe (c); y el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, se toman un selfie con la tablet haitiana. Foto: Tomada de Internet

La fábrica, con sede en Puerto Príncipe, produce 3 modelos distintos de tabletas con una pantalla de 7 pulgadas (18 cm) con el sistema operativo de Google Android.

Van desde una tableta sencilla con wifi de 512 MB de RAM por cerca de $ 100, a un modelo con 3G y con 2 GB de memoria por $ 285. “Cuando llegué y me di cuenta de que el empleo tenía que ver con manipular componentes electrónicos, no estaba segura de tener la habilidad para hacerlo. Pero cuando terminé mi primera tableta... Sentí un inmenso placer”, confiesa a la cadena de noticias BBCSergine Brice, una de las cerca de 40 empleados que laboran en la compañía.

El nicho está en la región

Surtab sabe que el mercado de las tabletas no es para nada sencillo de conquistar, pero su trabajo se ha convertido ahora en un factor movilizador de toda la nación.

Es así que las propias autoridades locales son los ‘embajadores’ de este producto. Hace menos de un mes, el primer ministro haitiano, Laurent Lamothe, lució las tabletas ante los funcionarios del gobierno de Venezuela, incluido el presidente Nicolás Maduro.

Como parte de los proyectos conjuntos, la nación bolivariana ya ha encargado 10.000 tabletas made in Haití  para entregárselas a estudiantes universitarios. “Estamos muy orgullosos de este primer pedido de Venezuela. Va a crear más empleos, va a mejorar la imagen de Haití en el mundo y va a hacer saber a los venezolanos y a los países latinoamericanos que tenemos tecnología y tabletas de excelente calidad”, destacó Lamothe.

Cerca de 40 personas -en su mayoría mujeres- laboran en las instalaciones de Surtab en la capital haitiana. Foto del facebool de surtab
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:

Contenido externo patrocinado