Grupo vulnerable demuestra sus habilidades en el barismo

Hace dos años Kafkafé permite que el colectivo de atención prioritaria se forme en atención al cliente. Para su funcionamiento busca fondos a través de la carrera 5K este 29 de septiembre.
05 de septiembre de 2019 00:00

Álvaro Siguencia, de 29 años,  recibió por tres años capacitación en atención al cliente y preparación de diferentes tipos de café (barismo) y postres.

A diario pone en práctica  lo aprendido en la cafetería inclusiva Kafkafé, que funciona en la 13 y Capitán Nájera, en el sur de Guayaquil.

Allí recibe a los clientes y toma los pedidos de las mesas. En una de ellas está un grupo de mujeres que pide  humitas, capuchino y ensalada de frutas.

Álvaro anota todo en su libreta y luego va a la cocina a preparar las bebidas. Mueve los botones de la máquina para elaborar el capuchino, pero olvida su función.

Cuando tenía 10 años accidentalmente cayó desde la parte alta de un edificio. El golpe en su cabeza le causó el 47% de discapacidad intelectual, la cual se manifiesta con pérdida de memoria repentina. “Los doctores me explicaron que unas neuronas resultaron afectadas”.

Sin embargo, su condición no le impidió ser incluido en plazas laborales que generó la Fundación Nurtac.

Su primer trabajo fue en un Centro Infantil del Buen Vivir (CIBV), en el que cortaba las frutas. Después tuvo experiencia en la atención de bares de colegios. “Tenía que preparar alimentación para 2.000 alumnos, desde jugos y pasteles”.

A pesar de la exigencia, Siguencia asegura que cuando le dieron la oportunidad se sintió emocionado porque sabía que su vida cambiaría. Podría ayudar en casa y a su mamá que también presenta dificultades físicas.

El año pasado una cafetería privada de la ciudad se interesó en su perfil y lo contrató. Tres meses trabajó como ayudante en  la planta  en la preparación de tortas para 3.000 personas a quienes les distribuían. “Al tener un trabajo me sentía seguro, incluido entre los demás elevó mi autoestima”.

Esto fue posible tras demostrar un buen desempeño en Kafkafé. Se trata de un proyecto de empleabilidad creado hace dos años para personas con discapacidad, y dirigido a quienes sufren o tienen en su familia a una persona en esta condición.

Desde su creación han sido formados 50 elementos del colectivo de atención prioritaria. El 80% sufre discapacidad intelectual, el 10% física y auditiva y el restante visual.

Xavier Moreira, gerente de la Fundación Nurtac, asegura que con la iniciativa buscan que las personas dejen de victimizarlos. “Queremos que vean la discapacidad como una oportunidad”.

Para continuar con el proyecto -dice Moreira- organizarán en la avenida del Parque Samanes  (Guayaquil) la cuarta edición de la carrera 5K. La actividad se efectuará el 29 de septiembre. Las personas pueden inscribirse en el portal www.corriendoporlavida.com. (I)    

Álvaro Siguencia, de 29 años, aprendió a preparar cafés y postres en la cafetería. Logró que una empresa privada lo contratara tres meses.
Foto: Karly Torres / EL TELÉGRAFO
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:

Contenido externo patrocinado