El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Jue.9/Dic/2021

Actualidad

Tendencias

La estructura se edifica sobre el río jatunyacu, en la parroquia tálag

Nuevo puente une a más 12 comunidades de Napo

La Prefectura de la provincia amazónica inició hace un mes la construcción de la estructura que colapsó hace 3 años.
15 de julio de 2017 00:00

Tena, Napo.-

Hace 3 años, la comunidad Santa Rosa de la parroquia Tálag, ubicada al este de la provincia de Napo, vio colapsar el puente de estructura metálica en construcción sobre el río Jatunyacu.

El puente colapsó mientras se fundía la losa de concreto, según las autoridades, por fallas en el diseño estructural. Doce trabajadores resultaron heridos.

Hace un mes, una decena de comunidades de los cantones Tena y Carlos Julio Arosemena Tola, recibieron la grata noticia que tras resolver temas legales con la anterior empresa constructora, el puente definitivo empezaría a ejecutarse en esos días 2 kilómetros río arriba de la estructura colapsada, en la comunidad Serena de la parroquia Tálag.

Lidia Cerda, una mujer kichwa, relata cómo por décadas, debido a la falta de un puente tuvieron que hacer grandes sacrificios para comercializar productos como el plátano, la yuca, el maíz y la chonta, entre otros. “Si queríamos vender, teníamos que salir cargando al hombro, así haga sol o llueva; teníamos que hacerlo para llevar la comidita para nuestros hijos”.  

Esta realidad pronto cambiará con la construcción del puente definitivo, cuyo financiamiento proviene del Estado, a través de la Empresa Pública Ecuador Estratégico E. P. La obra supera los $ 8,3 millones. La empresa Hidroequinoccio será la encargada de construir la infraestructura.

El superintendente de la obra, Jorge Villavicencio, estima que en el primer mes de trabajo hay un avance del 2%. La empresa tiene 360 días para entregar la obra.

Este puente es de gran importancia para la conexión de 20 comunidades asentadas en la zona: Santa Rosa, Limón Chicta, Ila Yacu, Jerusalén, Shimayacu, Pumarrumi, Zapali, Jatun Yacu, la Serena, Guayrapungo, entre otras.

“Con el puente vamos a estar mucho mejor, porque ahora vamos a poder llevar los productos al mercado, cosa que antes no podíamos hacer. También los alumnos serán  beneficiados porque podrán viajar en bus a la escuelita ubicada en el centro de la parroquia Tálag”, sostuvo Vicente Grefa, habitante de la comunidad Guayrapungo.

El puente será de doble carril, con estructura metálica. Tendrá 220 metros de largo, con bases de hormigón armado; es decir, con resistencia a todo tipo de vehículo, incluso de carga pesada. “Con el tiempo habrá un beneficio social y económico; en lo social, porque permitirá la conexión de 20 comunidades y en lo económico será mucho mejor porque permitirá potenciar iniciativas principalmente relacionadas con el turismo comunitario, venta de artesanías, comercialización de productos, entre otras, que justamente no se han podido desarrollar por la falta de un puente”, indicó César Grefa, perteneciente a la nacionalidad Kichwa.

Con el nuevo puente y vías asfaltadas, las comunidades beneficiadas potenciarán actividades relacionadas con el turismo y el transporte de derivados de productos de la zona como el cacao, café y maíz.

El prefecto de Napo, Sergio Chacón, informó en su visita a la obra que se buscan recursos para ejecutar proyectos adicionales como el asfaltado y la construcción de varios puentes, desde el centro poblado de Tálag pasando por una decena de comunidades de la nacionalidad Kichwa hasta el cantón Carlos Julio Arosemena Tola.

“Nosotros estimamos que con $ 40 millones estaría la vía empatada hasta el límite provincial”, aseguró Chacón. (I)

La empresa tiene un plazo de 360 días para entregar la obra. El puente anterior colapsó hace tres años por fallas en el diseño de la estructura. Foto: Juan Sarmiento / EL TELÉGRAFO

El nuevo puente se situará a 2 km de distancia del anterior, en la comunidad Serena.
Foto: Juan Sarmiento / El TELÉGRAFO
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Tags:

Contenido externo patrocinado