Puente del Machángara abre con restricciones

- 21 de enero de 2020 - 00:00
Entre las obras realizadas se encuentran también la repavimentación del un tramo cerca del puente así como la señalización horizontal y vertical.
Álvaro Pérez / ET

A un mes de la emergencia, el circuito C1 del trolebús vuelve a cruzar por ese paso. El peso máximo que soporta la estructura es de 30 toneladas.

De forma temporal, la circulación para ciertos vehículos seguirá restringida sobre el puente del río Machángara, en Quito.

Desde ayer volvieron a rodar sobre esa estructura patrimonial buses de transporte público, escolares y motocicletas, pero los autos deberán tener un salvoconducto para hacerlo.

La restricción, según Mauricio Rosales, gerente de la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas (EPMMOP)  es temporal y busca controlar que -en ningún momento- se supere el peso máximo de 30 toneladas que puede soportar el puente.

El tránsito que une el centro histórico con el sur fue suspendido el pasado 19 de diciembre cuando se alertó de un socavón en una de las bases de la edificación.

A partir de esa fecha se trabajó en la remediación y refuerzo del paso, explicó Mauricio Rosales.

Sin embargo, todavía se mantiene la prohibición para la circulación liviana.

El trolebús, motocicletas, buses escolares y autos que cuenten con salvoconducto pueden  circular.

“Estamos abriendo el paso vehicular solo del transporte público, porque los vehículos livianos generan congestión, lo que provoca que los articulados se paren a mitad del puente y eso puede afectar la infraestructura”, detalló.

Desde la Empresa Pública de Pasajeros se informó que las paradas del trolebús Villa Flora, Chimbacalle, Colina y Recoleta están habilitadas en sentido sur norte.

Restricción es temporal

Mientras dure esta limitación de circulación se explicó que quienes transitaban por el puente ahora deben tomar las avenidas: Sena y Pichincha para movilizarse en ambos sentidos.

Así también, los autos livianos que quieran ingresar a La Recoleta de sur a norte irán por la Av. 5 de Junio, Borrero, Loja, Quijano y Av. Maldonado.

Se colocaron rocas y hormigón hidráulico para proteger la pared derecha noroccidental del puente. Además, se recuperó el muro de piedra a través de un reforzamiento con cadenas y columnas de hormigón y se protegió el talud noroccidental para evitar la erosión y mejorar la estabilidad.

La estructura data de mediados del siglo XVIII, es una herencia arquitectónica de la urbe, por ello el Instituto Metropolitano de Patrimonio acompañó, desde el inicio, los trabajos que incluyeron el mejoramiento de la imagen urbana. (I) et

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP