Jorge Yunda Machado, alcalde de Quito

“Sabemos que no hay prueba 100% segura”

La autoridad capitalina defiende la validez de los test adquiridos por su administración e insiste en que se seguirán utilizando para detectar el virus.
17 de julio de 2020 00:00

Las pruebas PCR para detección de covid-19 adquiridas por el Municipio de Quito han sido blanco de cuestionamientos por su efectividad y por la posibilidad de que caduquen en los próximos días o meses sin usarse.

El alcalde Jorge Yunda niega que se hayan adquirido pruebas que no entreguen resultados adecuados.

¿Las pruebas adquiridas por el Municipio de Quito están cerca de caducar?

Por iniciativa del Municipio enviamos a hacer una validación y verificación de la efectividad de las pruebas, porque en nuestro país, en ocasiones, la información no llega en forma fidedigna. Parecería que alguien descubrió que las pruebas tienen una baja sensibilidad. Entonces por responsabilidad del mismo Municipio, enviamos muestras a laboratorios nacionales e internacionales.

Synlab, un laboratorio con matriz en Alemania, con presencia en 32 países del mundo y 40 años de experiencia y con matriz en Alemania, corroboró que los test que usamos al momento, tienen una altísima sensibilidad, del 95%. Esta información fue ratificada también por el Korea Testing Certification, una institución pública de Corea del Sur, con reconocimiento a nivel internacional. Hay que recordar que no existe una prueba 100% segura.  

¿La confirmación de la efectividad de las pruebas se pidió al mismo laboratorio que las vende, como se insiste en redes sociales?

Eso es totalmente falso. El Corea Testing Certification (KTC), que también las validó, es un ente público, no es el proveedor; no tiene nada que ver con el laboratorio que las fabrica. Es importante hacer esta aclaración. Por otra parte, Synlab es un laboratorio privado que no vende pruebas; los dos hicieron validaciones sin que nosotros hayamos erogado recursos económicos. Nunca jugaríamos con la salud de los quiteños.

¿Qué pasa con la fecha de caducidad de las pruebas, cómo se solucionará?

Un número de pruebas se va a utilizar indudablemente, porque con estas certificaciones vamos a duplicar o triplicar el procesamiento; es decir, incluso nos harán falta kits. Del otro lote ya se garantizó un año antes de su caducidad. Esta pandemia está lejos de terminar, por tanto con las acciones recientes se solucionó el inminente riesgo de caducidad.

¿Se buscan nuevos laboratorios para procesar las pruebas y llegar al número anunciado en un inicio?

Desde el inicio no hemos parado de hacer pruebas, pese a una serie de circunstancias de validación de conocimiento público, de un tema judicializado de las actividades precontractuales y contractuales.

Han comenzado de cero varios procesos para conseguir un mayor procesamiento, que es el objetivo principal que nos planteamos. Evidentemente se están externalizando los procesamientos para poder realizar el doble de las 700 a 800 pruebas que ya se efectúan diariamente.

¿Qué pasó con el acuerdo anunciado con la Universidad Central para el procesamiento de pruebas?

Conversamos con el señor rector Fernando Sempértegui, al igual que lo hicieron las autoridades de la Universidad Tecnológica Equinoccial y el IESS Sur.

En los barrios identificados como focos de contagio, ¿se llevan a cabo acciones concretas al momento?

Estamos redoblando los controles en los barrios, poniendo énfasis en los barrios “calientes”, determinados así por ser los que tienen un mayor número de casos positivos, determinados por los test realizados por nuestro personal. Además, desde la próxima semana, saldremos a los barrios con unidades médicas móviles, carpas medicalizadas, con la asistencia de médicos, psicólogos y tecnólogos. Se determinó que a los hospitales están llegando ciudadanos en condiciones extremadamente graves. Con este servicio móvil, podremos identificar a los positivos antes de que los cuadros se compliquen y así garantizar que no se desborde el sistema sanitario que, al momento, ya no tiene disponibilidad de camas.

¿Se puede garantizar una toma de muestras, sin posibilidad de contaminación, en estas carpas medicalizadas?

Hay que recalcar que no solo se toman muestras, sino que se inicia un triaje, de los pacientes. Se mide su gravedad, se inicia un tratamiento y se les toman pruebas a ellos y su entorno. Este trabajo está totalmente garantizado por los profesionales sanitarios que llevan a cabo esa labor.

¿El Municipio comprará nuevas pruebas con el mismo proveedor actual?

Repito, con las validaciones internacionales podemos confiar en la altísima sensibilidad de los test y su efectividad también fue probada en el Hospital IESS Sur. Cuando el Municipio de Quito adquiere un producto no compra “a dedo”, lleva a cabo concursos, buscando siempre las mejores propuestas. (E)

Contenido externo patrocinado