El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mié.8/Dic/2021

Actualidad

Tendencias
Historias relacionadas

Transporte seguro, responsabilidad propia

El transporte público se ha ido reincorporando paulatinamente, en gran medida debido a la presión que existe por parte del gremio de transportistas y del consumidor.
03 de noviembre de 2020 12:08

Debido a la pandemia originada por la covid-19, en el Ecuador y el mundo se han adoptado diferentes decisiones con respecto a la circulación de automotores, el objetivo es limitar el flujo de vehículos y evitar un excedente de aglomeraciones por congestión vehicular, contribuyendo a la prevención del contagio.

En nuestro país se inició con una restricción de movilización de acuerdo al último dígito de la placa de la matrícula para vehículos particulares. Esta medida se viene ejerciendo con normalidad y ha contribuido a disminuir el tránsito sobre todo en horas pico.

Por otro lado, el transporte público se ha ido reincorporando paulatinamente, en gran medida debido a la presión que existe por parte del gremio de transportistas y del consumidor. Aquí es donde surge la pregunta. ¿Quién puede asegurar que estos vehículos tanto de trasporte público, privados y automóviles particulares se encuentran en buen estado y cumplen con las medidas de seguridad activa y pasiva?

Como es de conocimiento público, para este año 2020 en el Distrito Metropolitano de Quito, se suspendió la revisión técnica vehicular por parte de la Agencia Metropolitana de Transito. Esto permite que los vehículos circulen sin ningún tipo de restricción con respecto a su estado de funcionamiento. Aquí la conciencia propia de quien conduce estos vehículos juega un papel preponderante en la seguridad vial propia y de todos los ciudadanos.

Es importante hacer conocer a la ciudadanía y, sobre todo a los conductores, que varios sistemas del vehículos requieren mantenimiento preventivo, más aún los sistemas de seguridad como son: frenos, cinturones de seguridad, estado de los neumáticos, a más de saber que el aceite del motor, líquido refrigerante y otros fluidos, también se degradan y caducan por tiempo y no solamente por kilometraje recorrido.

Es lamentable que, a pesar de las restricciones vehiculares, exista incremento en el número de accidentes de tránsito.

Desde la Academia y, en particular, desde la Escuela de Ingeniería Automotriz de la UIDE, se lanza la invitación para que se promueva la iniciativa de prevención de accidentes de tránsito a través del mantenimiento preventivo de los automotores, la responsabilidad en tiempos de pandemia recae tanto sobre conductores como usuarios de este servicio para el sector público y privado, así como para los conductores particulares. En general ahora es responsabilidad de todos. (O)

 

Contenido externo patrocinado