La izquierda francesa se manifiesta contra las políticas de ajuste

01 de octubre de 2012 00:00

París.-

La izquierda radical francesa mostró ayer su rechazo a la austeridad y al tratado europeo de estabilidad en una masiva manifestación que recorrió las calles de París, la primera desde que el presidente, François Hollande, llegó al poder.

Más de 80.000 personas, según los organizadores, salieron a la calle para pedir un cambio de rumbo político, tres días después de que el Gobierno socialista aprobara el presupuesto más austero en tres décadas y dos días antes de que el Parlamento comenzara a debatir el tratado europeo, que impone recortes a las cuentas públicas de los Estados de la Unión Europea (UE).

En el origen de la convocatoria estaba el Frente de Izquierdas, una coalición de partidos de extrema izquierda, entre ellos el Partido Comunista de Francia (PCF), liderado por Jean-Luc Mélenchon, que quedó cuarto en las pasadas elecciones presidenciales.

Mélenchon se apresuró a aclarar que la de ayer no era una manifestación contra el Gobierno de izquierdas, pero le reprochaban la “decepción” al no haber renegociado, como prometió en campaña, el tratado europeo de estabilidad, acordado por el anterior gobierno de Nicolas Sarkozy y  la canciller alemana Angela Merkel,  y por los recortes anunciados.

El líder del Frente de Izquierdas destacó la importancia de detener el tratado europeo “para que la austeridad no sea la norma en toda Europa”. “Este tratado va a agravar la pobreza en Europa, no va a arreglar los problemas de desempleo. Lo vemos en España,

Portugal, hay que crear otros medios para fortalecer a Europa. Queremos un referendo para poder decir No a este tratado creado por Merkel y Sarkozy”, dijo Philippe Jouyet, empleado estatal y militante del Frente de Izquierda presente en la manifestación.

“Hollande se comprometió a renegociar el tratado de Merkozy (contracción entre Merkel y Sarkozy) pero ni una coma fue cambiada. El texto va a estancar en la austeridad y recesión a todos los países europeos”, señaló por su parte, Marc, un joven ingeniero informático español radicado en Estrasburgo.

La movilización  se realizó en momentos en que el gobierno de Hollande atraviesa fuertes turbulencias por una economía al borde de la recesión y con una desocupación récord que en agosto  superó los tres millones de desempleados (10%).

Hollande, quien continúa perdiendo popularidad (cayó del 58% al 43% en cuatro meses), reafirmó que cumple con sus promesas de campaña al instaurar la reforma fiscal ante una situación sumamente difícil y que el peso de sus reformas recae sobre los más ricos, ya que gravará con el 75% a quienes superen el millón de euros anuales.

Entretanto, el ministro delegado del Presupuesto, Jerome Cahuzac, estimó que “los tratados europeos son necesarios para reforzar la imagen de una Francia debilitada por el gobierno saliente” y anunció que el alza de impuestos solo será para el 2013 y que en 2014 no habrá nuevos impuestos.

Contenido externo patrocinado