Las precipitaciones caídas en tungurahua produjeron un deslave en el sector de alobamba, en el cantón tisaleo

Lluvias afectan caseríos en Napo y Pastaza

- 26 de enero de 2015 - 00:00
En la Amazonía, varias comunidades están anegadas debido a la crecida de los ríos, informó la Secretaría de Gestión de Riesgos (SNGR). Foto: Cortesía SGR

Las precipitaciones caídas en tungurahua produjeron un deslave en el sector de alobamba, en el cantón tisaleo

Quito-Cuenca.-

Las frecuentes lluvias causan estragos en la Sierra y Amazonía ecuatorianas. Por ello, la Secretaría de Gestión de Riesgos (SGR) emprendió, a través de redes sociales, una campaña de alerta.

Este fin de semana, 5 viviendas fueron afectadas por la subida del río Chinchipino. Las casas están ubicadas en la comunidad El Cristal, en Tena (Napo).

La SGR, a través de la Unidad de Monitoreo de Eventos Adversos,  realizó el levantamiento de Evaluación de Daños y Análisis de Necesidades (EDAN). “Las lluvias en el inicio de año han sido fuertes, pero no podemos bajar la guardia. Habrá precipitaciones por lo que continuarán las atenciones”, aseguró Nancy Morocho, coordinadora zonal 2 de la SGR.

El presidente de la comunidad, Gerardo Parco, mencionó que ha solicitado a la Prefectura de Napo la construcción de un nuevo muro. Las familias afectadas perdieron parte de sus cultivos y animales, con los cuales subsisten, por ello esperan recibir ayuda.

En Pastaza también hay estragos por la temporada invernal. Hasta el viernes pasado, la SGR registró 15 familias afectadas (50 personas). Esto luego de que debido a las lluvias se desbordara el río Cucaray, lo que afectó a las familias de la comunidad con el mismo nombre. En esta provincia, la crecida del río Villano anegó la comunidad San Virgilio.

La SGR coordinó con la Policía para que acudiera hasta el punto, pero no se pudo llegar, debido a que el equipo de avanzada se topó con un deslizamiento en la vía a Villano, acceso al sitio. Por esta razón hasta el pasado viernes no se habían evaluado los daños.

Los efectos negativos no solo se pueden evidenciar con inundaciones, sino con deslizamientos y daños en tramos de carreteras, como en la Colonia Bolivarense, de la parroquia Canelos.

En tanto, ayer se produjo un deslave en el sector Alobamba, del cantón Tisaleo (Tungurahua), también a causa del invierno.

En la Sierra Sur (El Oro, Azuay y Cañar) también continúan las precipitaciones. Por ejemplo, la tarde del sábado en Cuenca (Azuay) cayó una fuerte tormenta, acompañada de granizo, en los sectores Llacao y Ricaurte, lo que provocó la crecida en las quebradas, anegaciones, afectación a sembríos, incluso hubo cortes de luz, según el reporte de algunos medios locales.

Del mismo modo, en el sector de la vía Los Tilos-Huzhil-Baños (en el sur de la ciudad) el agua se empozó y arrastró parte del lastre con el que está recubierto el camino.

Mientra que, en Cuenca se reportaron, a través de las redes sociales, fuertes precipitaciones en varias zonas, como Challuabamba y la ciudadela Los Ingenieros, donde las lluvias estuvieron acompañadas de rayos, lo que causó preocupación en los moradores.

De acuerdo con el reporte de la Empresa de Telecomunicaciones, Agua Potable y Alcantarillado (Etapa) los niveles del río Tomebamba, el principal de los 4 cauces que atraviesan la ciudad, se mantienen relativamente normales, sin riesgo de que haya desbordamiento. Pese a ello, las autoridades recomiendan precaución.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP