Tasas de crecimiento se recuperarían en 2017

- 07 de enero de 2016 - 00:00
Santiago García, decano del Centro de Estudios Internacionales del IAEN
Foto: Daniel Molineros / El Telégrafo

Las recientes cifras económicas de 2015 reflejan la situación actual del país a consecuencia de los golpes externos que van más allá de un modelo económico local y, a su vez, parecerían indicar que Ecuador tendrá un bajo decrecimiento anual. Esta es la principal conclusión a la que llega el economista Santiago García luego de analizar los indicadores del tercer trimestre del año pasado.

Según cifras del Banco Central del Ecuador (BCE), en los tres primeros trimestres de 2015 la economía ecuatoriana presentó niveles de crecimiento cercanos a 0. ¿Es adecuado hablar de una recesión técnica?

Estamos entrando en una etapa de bajo crecimiento económico que no necesariamente tiene que terminar en una recesión. Las previsiones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y del Banco Central señalan que el 2015 cerraría con crecimiento mínimo aproximado del 0,4%. Eso no es recesión. Hay una especie de acuerdo entre economistas para catalogar una fase recesiva a partir de una segunda caída consecutiva trimestral de la actividad económica. Pero eso no está escrito en piedra. Además, debemos esperar los resultados del cuarto trimestre.

¿Cómo interpretar los indicadores de la Cepal?

No creo que podrían ser vistos como alentadores, pero tampoco estamos en la peor tragedia. Ese extremo no cabe. El mundo está atravesando un ciclo económico bajo. Si Ecuador llega al 0,3% que indica la Cepal y al 0,4% según el BCE, pese al gran impacto de la crisis por caída de los precios internacionales de los productos básicos como el petróleo, la pesquería o la minería, se podría considerar que se mantiene dentro de los mínimos estimados, a pesar de estar inmerso en un contexto difícil.

¿Falló el modelo económico propuesto por el Gobierno?

Hay que entender a la economía de manera procesual o evolutiva. Me parece que muchos analistas y políticos se olvidan de un principio básico: el desarrollo de los pueblos y de las sociedades responde a un proceso histórico que implica, además de definiciones políticas, cambios en las necesidades sociales y en el comportamiento económico. Siempre hay que mirar estos tres factores.

En ese contexto, en 2007 se inició una nueva etapa que venía a ser una suerte de reacción al desastre económico de las décadas de los ochenta y noventa, con poca presencia del Estado y un ajuste neoliberal fuerte contra las clases populares. Fueron dos décadas perdidas en términos de desarrollo socio-económico. El modelo actual tiene grandes fortalezas, pero también debilidades. Entre sus principales logros está un importante crecimiento económico que se ha traducido en un gran proceso de redistribución del ingreso, efectuado a través de gasto público e inversión social.

Obviamente, en este punto, no vamos a coincidir con algunos analistas, para quienes primero es el crecimiento económico y luego la redistribución vía mercado.
Si la economía tiene ciclos, ¿para cuándo se podría recuperar la ecuatoriana?

Existe un estudio elaborado por el Banco Central del Ecuador en el que se demuestra que los ciclos económicos duran de tres a cuatro años, aproximadamente. Los estudios muestran esta tendencia en el caso ecuatoriano. Hay que tomar en cuenta que la realidad que vive el país se profundizó en 2015. En este momento, lo más importante es evitar caer en una fase recesiva y sostener la dinámica económica lo que más se pueda. De esta manera, a partir de 2017 se podrían recuperar las tasas de crecimiento.

¿Cómo se puede preparar la ciudadanía para enfrentar un año difícil?

Lo primordial es ser ciudadanos informados con una visión de sostenibilidad. No podemos seguir alimentando un consumo excesivo. El endeudamiento familiar tiene que ser medido y manejado con mucha prudencia. La clave está en priorizar los gastos. A su vez, es necesario tener confianza en el país. Hemos tenido 9 años de crecimiento y expansión de la demanda agregada. Hoy nos toca atravesar una época difícil, por lo que debemos ser más responsables en nuestro consumo. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP