Sección Planeta

La cerveza bávara está de aniversario

Para celebrar su creación, se realizó la exposición La cerveza es el vino de nuestra tierra.
23 de abril de 2016 00:00

El lúpulo, el agua, la levadura y la malta son los 4 ingredientes con los que se elabora tradicionalmente la cerveza en Baviera.

Este año se celebra el 500 aniversario de la cerveza bávara “ley de pureza”, que desde ahora se encuentra en la lista de patrimonio cultural inmaterial de esta localidad.

La Ley de la pureza fue decretada el 23 de abril de 1516 por Guillermo IV de Baviera. En ella se establecía que la cerveza solamente se debía elaborar a partir de agua, cebada, malta y lúpulo. Se cree que es la primera regulación legal de un alimento.

Con motivo de este aniversario el Museo Judío de Múnich organizó la primera exposición de su tipo para explorar la historia de la cerveza, pasado y presente, en la tradición y la cultura judía. La muestra se denomina La cerveza es el vino de nuestra tierra. Historias de las cervecerías judías.

En el antiguo Egipto la cerveza se convirtió en una bebida común y los israelitas se familiarizaron con ella.

Para ellos, la cuestión era si la cerveza tenía que ser kosher (alimento que respeta las prescripciones rituales del judaísmo) y si podía ser utilizada con fines rituales como el vino. Es precisamente el Talmud el que establece que “la cerveza es el vino de esta tierra” y que puede ser utilizado.

La historia del comercio del lúpulo fue significativamente influenciada por los comerciantes judíos en el sur de Alemania, durante un largo periodo. Ello está claramente reflejado en la exposición.

En la muestra se conoce cómo la decoración de jarras de cerveza, es decir, su pintura, así como la fabricación y colocación de tapas de peltre fue igualmente una industria desarrollada y operada principalmente por judíos en Múnich.

Los cerveceros judíos de Múnich y sus alrededores forman uno de los puntos focales de la exposición. La familia von Hirsch construyó una de las primeras cervecerías modernas, gestionadas industrialmente en Baviera en 1836. Durante los casi 100 años de su existencia se convirtió en un modelo para otras modernas fábricas de cerveza.

Hermann Schülein es otro personaje importante dentro de la exposición. Bajo su dirección, Löwenbräu se convirtió en la más importante fábrica de cerveza en Múnich orientada a la exportación. Después de que los nacionalsocialistas lo obligaron a renunciar migró a Estados Unidos.

www.paginasiete.bo

Contenido externo patrocinado