Docentes y consejeros estudiantiles pueden apoyar a los jóvenes gracias a donación de tabletas

- 05 de noviembre de 2020 - 17:01
Cortesía

“La tableta es una herramienta súper buena. Muchas familias no tienen internet y con las tabletas podemos comunicarnos mediante llamadas".

Jair tiene 15 años y es un joven con mucho potencial, su sueño es ser mecánico. Las paredes de su casa de caña guadua están adornadas con carros de cartón hechos por él mismo. Sin embargo, en un momento de la pandemia, consideró la posibilidad de abandonar sus estudios porque se le dificulta aprender cierto tipo de contenidos, sobre todos los relacionados con el lenguaje, sin el acompañamiento de un profesor.

Para su mamá, acompañarle en el proceso de enseñanza era muy complicado porque ella no sabe leer. “Tengo potencial. Quiero sacar adelante a mi familia, pero sé que para eso tengo que estudiar”, dijo el joven.

Para no tomar la decisión, contactaron al Departamento de Consejería Estudiantil de su colegio. La psicóloga Liliana Palate tiene la función de acompañar a los estudiantes con apoyo emocional, social y psicoeducativo y este caso en particular requería de su intervención. Como el padrastro de Jair si sabe leer, ahora la doctora le envía a él las tareas para que pueda ayudar al joven a resolverlas.

Esta comunicación es posible gracias a la donación de equipos tecnológicos a docentes y consejeros estudiantiles por parte del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia. En estos meses Unicef ha entregado 4.335 planes de datos y 899 tabletas a nivel nacional para mejorar la conectividad de la comunidad educativa en tiempos de pandemia.

“La tableta es una herramienta súper buena. Muchas familias no tienen internet y con las tabletas podemos comunicarnos mediante llamadas. En el caso de Jair, yo me comunico con él y con su mamá a través de llamadas y WhatsApp y también hago visitas presenciales para hacer seguimiento a su proceso”, explicó la orientadora.
Esta es una iniciativa de Unicef en coordinación con el Ministerio de Educación, con el apoyo del fondo global “La Educación no puede esperar” y el gobierno de Dinamarca que durante la emergencia ha beneficiado a más de 65 mil estudiantes en el país, uno de ello, Jair, que podrá seguir soñando con construir más vehículos, algún día, en su propio taller. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP