Decevale considera que su liquidación no solucionaría problemas

- 23 de octubre de 2020 - 16:36
Eduardo Carmigniani, abogado de Decevale, explica las acciones tomadas por la institución.
Foto/Cortesía

Eduardo Carmigniani, abogado del Depósito Centralizado deValores, indicó este viernes 23 de octubre que Luis Álvarez Villamar fue separado de la institución.

Decevale nunca ha recibido fondos del Isspol y jamás participó en las negociaciones entre esa institución y Jorge Chérrez o Ibcorp, así como tampoco ha tenido esos valores en custodia, manifestó Eduardo Carmigniani, abogado de la institución.

Añadió que por cualquier distracción de esos títulos tienen que responder el propio Jorge Chérrez y los funcionarios del Isspol que decidieron invertir con él.

Explicó que el 28 de septiembre de 2020 la firma de abogados Carmigniani Pérez, a petición de la Bolsa de Valores de Guayaquil, presentó un informe de auditoría de cumplimiento normativo.

Ese informe, sostuvo, refiere las serias irregularidades y falta de probidad de Luis Álvarez Villamar, gerente de operaciones de Decevale (de quien se pidió visto bueno al Ministerio del Trabajo para terminar la relación), que causaron los problemas que ahora enfrentan.

"Por su propia cuenta, y extralimitándose en sus funciones, suscribió documentos con Jorge Chérrez, en los que mal usando el membrete de Decevale, simulaba que este custodiaba valores del Isspol", agregó Carmigniani.

Sobre esa base, el 29 de septiembre de 2020 se informó al Superintendente de Compañías que el “Directorio de Decevale (…) ha iniciado un proceso para determinar responsabilidades en los hechos objeto de la intervención e implementar correctivos que permitan subsanar (…) las faltas cometidas por sus funcionarios en contra de los principios y normas que regulan su actividad”.

A partir de entonces Decevale resolvió: la separación de Luis Álvarez Villamar, la adopción de normas de buen gobierno corporativo, implantar un nuevo manual de funciones y un manual de procedimiento operativo, con el objeto de lograr división de funciones y controles cruzados, necesarios para evitar negligencias, errores e infidelidades futuras, y la contratación de una auditoría forense que permita detectar si otros funcionarios han estado envueltos en las irregularidades antes señaladas.

"Coincidimos con las autoridades en que hay que sancionar con todo el rigor de la ley a todos quienes fuesen responsables de cualquier perjuicio que se haya causado al Isspol. Estamos prestos a colaborar con las autoridades en esa misión. Pero no podemos coincidir en que para alcanzar ese objetivo el camino sea el cierre de Decevale. El perjuicio al mercado de valores sería inconmensurable. Y aspiramos a que, en este punto impere la calma", culminó Carmigniani. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP